Manny Pacquiao está listo para volver al ring

Ésta será la primera pelea de 'Pacman' en Estados Unidos, en más de dos años. Dan Jung/ESPN

Campanazo inicial: Pacquiao merece ser reconocido

Manny Pacquiao cumplió 40 años hace un mes y ha estado en la conciencia de los fanáticos del boxeo durante casi la mitad de su vida.

Él era un ex campeón mundial de ojos brillosos de peso mosca de 22 años de edad, con un nombre prácticamente sin reconocimiento fuera de su país Filipinas cuando llegó a estas costas buscando pelear en los Estados Unidos cuando ingresó al gimnasio del entrenador Freddie Roach, Wild Card, en Hollywood, California, donde su carrera y su vida cambiaron, al igual que la historia del boxeo.

No mucho tiempo después, Pacquiao aceptó desafiar a Lehlo Ledwaba, campeón mundial junior de peso pluma junior en poco tiempo, como oponente de reemplazo en la cartelera de HBO PPV del desafío de Oscar De La Hoya del campeón mundial junior de peso mediano Javier Castillejo.

Fue el 23 de junio de 2001, en el MGM Grand Garden Arena en Las Vegas, y Ledwaba fue el gran favorito. Pero Pacquiao, mostrando una velocidad ridícula y lanzando bombas con un estilo salvaje y poco ortodoxo, lo destruyó unilateralmente en seis asaltos y se robó el espectáculo. Yo estaba allí cubriendo la cartelera y nunca olvidaré el impacto de los que estábamos en el ringside cuando Pacquiao lo destrozó.

¿Quién es este chico? Ésa fue la pregunta común esa noche hace tantos años.

El desempeño de Pacquiao fue sensacional y fue la plataforma de lanzamiento de su legendaria carrera. Continuaría convirtiéndose en uno de los mejores y más queridos boxeadores en atarse un par de guantes.

Contra todo pronóstico, el niño que creció en la pobreza buscando comida en las calles se convirtió en una mega estrella mundial. Vendió arenas. Él generó enormes números de PPV. Ganó cientos de millones de dólares. E hizo historia al ganar títulos mundiales en un récord de ocho divisiones de peso mosca a peso mediano junior. Podrían haber sido 10, pero se saltó las divisiones de peso gallo junior y peso gallo.

Veinticuatro años desde que se convirtió en profesional peleando por centaverías y 18 años desde esa memorable noche contra Ledwaba, Pacquiao es ahora un senador en Filipinas, pero también sigue boxeando, y en un nivel alto, sin el deseo de colgar sus guantes. Después de 462 asaltos, muchos de ellas extremadamente violentos y agotadores.

“Todavía me apasiona el deporte del boxeo, es mi pasión y es por eso que todavía sigo peleando”, dijo Pacquiao recientemente cuando se le preguntó sobre su motivación para continuar su carrera en el ring a pesar de poseer un legado para todas las edades y una carrera política que muchos creen que eventualmente llevará a su elección como presidente de Filipinas. “Realmente amo el boxeo y es por eso que siempre estoy emocionado y preparándome para mi pelea”.

De hecho, Pacquiao (60-7-2, 39 KOs) está listo para regresar al ring para defender su título mundial de peso welter secundario contra el ex campeón mundial de cuatro divisiones Adrien Broner (33-3-1, 24 KOs) el sábado (Showtime PPV, 9 pm hora del este) en el mismo MGM Grand Garden Arena donde se hizo un nombre por sí mismo y pasó a tener muchas de sus otras grandes peleas.

Será la primera pelea de Pacquiao en los Estados Unidos en más de dos años después de peleas en Australia y Malasia. Ha tenido una carrera tan larga y famosa que a veces es fácil olvidar lo genial que fue Pacquiao, lo emocionantes que fueron sus peleas y el placer que brindó a los fanáticos de todo el mundo.

Pacquiao fue tan imparable en sus mejores días, que estimo que fue desde su demolición de Marco Antonio Barrera en 2003 en su primera pelea para ganar el título de peso pluma lineal hasta su victoria en 2012 sobre Juan Manuel Márquez para retener un cinturón de peso welter en su tercera victoria, una pelea que provocó comparaciones con el gran Henry Armstrong, quien una vez tuvo títulos mundiales en tres categorías de peso al mismo tiempo en el día cuando solo había ocho divisiones en total.

Cuando a Pacquiao se le pidió recientemente que clasificara a sus cinco mejores oponentes, él recitó despreocupadamente una lista de quién es quién de los grandes de su generación.

“Creo que mis principales oponentes son Oscar De La Hoya, Juan Manuel Márquez, Marco Antonio Barrera, Miguel Cotto, Floyd Mayweather, Erik Morales y Ricky Hatton”, dijo Pacquiao.

Ni siquiera se molestó en mencionar que peleó contra Márquez cuatro veces en batallas épicas, Barrera dos veces y Morales tres veces, ni mencionó su trilogía con Timothy Bradley Jr., o las victorias dominantes sobre Shane Mosley y Antonio Margarito. Todos ellos (a excepción de Margarito)ya están en el Salón de la Fama del Boxeo Internacional o probablemente lo estarán algún día.

Pacquiao posee un currículum que pocos pueden presumir. Durante un tiempo fue el rey de libra por libra. Fue nombrado boxeador de la década de 2000 de la Asociación de Escritores de Boxeo de América. Ganó el premio al luchador del año tres veces. Obviamente, será un miembro del Salón de la Fama de primera votación.

Sin embargo, admite haber hecho algunas concesiones en su entrenamiento debido a su edad, sin mencionar el desgaste de tantas peleas difíciles y tantas rondas en el gimnasio.

“La rutina de mi entrenamiento es la misma. Correr por la mañana y entrenar por la tarde. Pero tenemos un par de ajustes en el entrenamiento específicamente para la recuperación”, dijo. “Porque a veces nos esforzamos mucho en el entrenamiento del día y luego veremos si puedo recuperarme de la noche a la mañana, y luego empujaremos de nuevo. Pero si no puedo recuperarme, dejo que mi cuerpo descanse para que al día siguiente pueda volver a empujar y trabajar duro”.

Pacquiao ha seguido trabajando duro por la pelea con Broner con el mismo vigor y la alegría que siempre ha tenido y con una victoria podría haber una revancha con Mayweather, quien lo superó en 2015 en la pelea más rica de la historia. Pero al haberse separado de su promotor por largos años Top Rank para firmar con Premier Boxing Champions, también hay una gran cantidad de otras grandes peleas potenciales en Pacquiao en las que dijo que está interesado en contra de Errol Spence Jr., Keith Thurman, Shawn Porter y Danny Garcia. Pacquiao nunca ha esquivado a nadie y no tiene planes de comenzar ahora.

“Mi viaje en este deporte aún continúa. “He logrado todo lo que he querido, pero también quiero seguir manteniendo mi nombre en la parte superior”, dijo Pacquiao. “Incluso a los 40 años, todavía puedo mostrar lo mejor de Manny Pacquiao. Voy a darles a los fanáticos la velocidad y la potencia que están acostumbrados a ver”.

Lo mejor de Manny Pacquiao ya se fue, pero sigue siendo un luchador de calidad y uno de los más grandes nombres en el deporte. Lo que sea que suceda contra Broner el sábado, por cierto, es una peleaque Pacman tiene muchas posibilidades de ganar. El final llegará eventualmente porque el Padre Tiempo está, y siempre lo estará, invicto.

Así que tómate un minuto para reflexionar sobre las muchas emociones que Pacquiao nos ha dado y aprecialo mientras aún está boxeando porque nada dura para siempre.

Fuente: ESPN | Dan Rafael

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*