La muerte del Venezolano Cohen: ¿Negligencia o discriminación?

El boxeador Venezolano Yeison Cohen falleció este sábado pasado 17 de marzo en la Clínica del Norte en Barranquilla, Colombia donde se encontraba recluido en cuidados intensivos desde el pasado 2 de marzo por los golpes recibidos en una pelea ante el local Hugo Berrio en el hotel El Prado de Barranquilla.

Aunque van a realizar un proceso de investigaciones ahora ha salido información publica sobre que Cohen no tenía los permisos requeridos y que estaba indocumentado al igual que miles de Venezolanos que han salido de su país. Indocumentado o sin permiso lo que si es cierto que no había ambulancia la noche de la pelea el pasado 2 de marzo y que las versiones del doctor del evento son tan injustificadas como la negligencia mostrada por los organizadores donde los miembros de la esquina fueron los que llevaron a Cohen al hospital en un transporte de Taxi. Inclusive se rumora que de la bolsa se le realizaron los descuentos correspondientes y hasta que un entrenador cercano se había cobrado un dinero pendiente mientras Cohen peleaba por su vida en el hospital. Cohen era padre de una niña de tres años.

Aquella noche Cohen cayó desplomado y con el las esperanzas de darle algo mejor a su familia, Yeison fue intervenido quirúrgicamente y su cuerpo nunca respondió. Después de dos semanas en coma, fallece tras un paro respiratorio.

La Federación Colombiano de Boxeo se pronunció sobre el hecho aunque aun falta algún día escuchar la de su país Venezuela pero mas allá de esto el mundo del boxeo debe expresarse para que se respete la vida de los boxeadores independientemente de su nacionalidad, record y situación social al momento de subir al ring. Aunque estoy seguro que si hubiera fallecido por alguna protesta en Venezuela hoy los principales diarios y medios televisivos del mundo lo hubieran colocado como un mártir de la injusticia pero como era un desconocido boxeador que no tuvo la suerte ni oportunidades de vida entonces si es una muerte por accidente en el ring.

Por.Gabriel F. Cordero

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*